De la pro­duc­ción al tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les y al río

Cada vez son más los usua­rios de la indus­tria ali­men­ti­cia y los fabri­can­tes de plan­tas de tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les que con­fían en las ven­ta­jas de las estra­te­gias de tra­ta­mien­to de las aguas resi­dua­les con­ce­bi­das de for­ma sos­te­ni­ble. La tec­no­lo­gía TFR ofre­ce impor­tan­tes ven­ta­jas rela­cio­na­das con ello. La plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les de Fro­ma­ge­ries Bel en el sur de Viet­nam es un cla­ro ejem­plo para des­cri­bir este pro­ce­di­mien­to con mayor detalle.

La deman­da de mayor efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, de lim­pie­za de alta cali­dad en el tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les y de la reuti­li­za­ción del agua ya no es mate­ria exclu­si­va de regio­nes con esca­sez de agua.

En muchas ramas de la indus­tria, según el pro­duc­to, se gene­ra un gran volu­men de agua resi­dual que repre­sen­ta una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de los gas­tos ope­ra­ti­vos, debi­do al con­su­mo de agua pota­ble que se nece­si­ta en la pro­duc­ción y a los cos­tos ener­gé­ti­cos del tra­ta­mien­to de las aguas residuales.

Des­car­ga direc­ta a las aguas para la indus­tria ali­men­ti­cia con el bio­rreac­tor TFR

Una de las metas de DAS EE GmbH en el pro­ce­di­mien­to con el bio­rreac­tor TFR con­sis­te en lim­piar el agua resi­dual has­ta lograr una cali­dad que per­mi­ta tan­to la des­car­ga direc­ta a aguas natu­ra­les como tam­bién la reuti­li­za­ción inter­na del agua para uso industrial. 

La mayo­ría de las aguas resi­dua­les con­tie­nen com­pues­tos orgá­ni­cos, que no tie­nen efec­tos tóxi­cos, pero que en mayo­res con­cen­tra­cio­nes afec­tan a las aguas por su gran deman­da de oxí­geno. Con fre­cuen­cia la con­cen­tra­ción de DQO y DBO es tan ele­va­da, que se hace nece­sa­rio imple­men­tar un tra­ta­mien­to pre­vio de los efluen­tes en la plan­ta o bien, en caso de que la des­car­ga se reali­ce a una plan­ta muni­ci­pal de tra­ta­mien­to de efluen­tes, que se apli­quen altas tasas por la fuer­te contaminación.

Estos cos­tos  deben ser com­pen­sa­dos con el gas­to que reali­ce la empre­sa en el tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les, plan­teán­do­se enton­ces la nece­si­dad de una tec­no­lo­gía efec­ti­va y ope­ra­ti­va­men­te esta­ble con un ser­vi­cio y man­te­ni­mien­to muy bajos. En muchos casos, los pro­ce­di­mien­tos bio­ló­gi­cos aeró­bi­cos cons­ti­tu­yen el méto­do de tra­ta­mien­to más bene­fi­cio­so para el amplio espec­tro de dife­ren­tes efluen­tes pro­ve­nien­tes de la indus­tria, la agri­cul­tu­ra y la eli­mi­na­ción de desechos.

Tan­to en la mayo­ría de los pro­ce­di­mien­tos bio­ló­gi­cos con­ven­cio­na­les como tam­bién en los moder­nos, el oxí­geno reque­ri­do para la degra­da­ción bio­ló­gi­ca se sumi­nis­tra median­te ven­ti­la­do­res, com­pre­so­res o airea­do­res de super­fi­cie. El pro­ce­so de degra­da­ción bio­ló­gi­ca dis­po­ne solo de una frac­ción del oxí­geno del aire sumi­nis­tra­do al agua resi­dual con un alto gas­to energético.

Aho­rro de ener­gía en el tra­ta­mien­to de aguas residuales

Con la tec­no­lo­gía TFR de DAS Envi­ron­men­tal Expert se pro­por­cio­na un pro­ce­di­mien­to que per­mi­te redu­cir drás­ti­ca­men­te la nece­si­dad de ener­gía para la ven­ti­la­ción con­ti­nua. El bio­rreac­tor TFR cons­ti­tu­ye la par­te cen­tral de esta tec­no­lo­gía. En él se encuen­tra una car­ga de mate­rial por­ta­dor de grano fino de alta super­fi­cie espe­cí­fi­ca y bajo peso espe­cí­fi­co. A dife­ren­cia de los pro­ce­di­mien­tos con­ven­cio­na­les, la car­ga de mate­rial por­ta­dor cubier­ta por una bio­pe­lí­cu­la no se encuen­tra den­tro de un cuer­po cerra­do de agua. En su lugar, en la tec­no­lo­gía TFR el bio­rreac­tor es ali­men­ta­do des­de arri­ba con el efluen­te a tra­tar­se, mien­tras el aire es pro­vis­to a con­tra­co­rrien­te des­de aba­jo. De este modo resul­ta sufi­cien­te un sim­ple ven­ti­la­dor para sumi­nis­trar el oxí­geno pro­ve­nien­te del aire cir­cun­dan­te a la bio­ma­sa alta­men­te concentrada.

El pro­ce­di­mien­to es muy con­fia­ble y ade­más de repre­sen­tar un gas­to ope­ra­ti­vo com­pa­ra­ti­va­men­te míni­mo pre­sen­ta otras ven­ta­jas deter­mi­nan­tes, las cua­les se des­cri­bi­rán con mayor deta­lle median­te el ejem­plo de la ins­ta­la­ción de tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les, que a fines de 2010 fue­ra cons­trui­da por DAS EE para una plan­ta de pro­duc­ción de la cono­ci­da empre­sa que­se­ra fran­ce­sa Fro­ma­ge­ries Bel en el sur de Vietnam.

Que­so fun­di­do para Vietnam

La fir­ma Fro­ma­ge­ries Bel, fun­da­da en 1865, es has­ta hoy una empre­sa fami­liar que ven­de sus pro­duc­tos en más de 120 paí­ses y emplea a unos 11.000 cola­bo­ra­do­res en 30 empre­sas filia­les en todo el mun­do. En la plan­ta de pro­duc­ción de Viet­nam se fabri­ca que­so fundido.

Para cum­plir con las exi­gen­cias ambien­ta­les viet­na­mi­tas se hizo nece­sa­rio para Bel cons­truir en su pre­dio indus­trial una plan­ta pro­pia para la eli­mi­na­ción de aguas resi­dua­les, con lo cual la empre­sa fran­ce­sa se diri­gió a DAS Envi­ron­men­tal Expert. “Los exper­tos de Bel se habían infor­ma­do en deta­lle“, dijo René Reichardt, jefe del sec­tor de tra­ta­mien­to de efluen­tes de DAS. “Ya habían visi­ta­do una plan­ta de refe­ren­cia en Ale­ma­nia y reu­ni­do infor­ma­ción en la Coope­ra­ti­va Nacio­nal de Pro­duc­to­res de Leche (Cona­pro­le), de Montevideo/Uruguay, uno de los mayo­res fabri­can­tes de pro­duc­tos leche­ros en Amé­ri­ca del Sur, sobre las expe­rien­cias con nues­tra plan­ta.” En Cona­pro­le se acu­mu­lan dia­ria­men­te 2.000 metros cúbi­cos de aguas resi­dua­les. Para el tra­ta­mien­to de un flu­jo par­cial de las mis­mas, la empre­sa apues­ta a la tec­no­lo­gía de Dres­de. “Enton­ces fui­mos invi­ta­dos por Bel y expu­si­mos ante la geren­cia en París“, dice René Reichardt. “Des­pués nos adju­di­ca­ron la contratación”.

Tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les en con­di­cio­nes tropicales

Para este pro­yec­to poco común, por varias razo­nes, era nece­sa­ria la inte­li­gen­cia ver­de “green­te­lli­gen­ce“, comen­ta el Dr. Horst Reichardt, socio geren­te de DAS: “La plan­ta se loca­li­za en el sur de Viet­nam, por lo tan­to debe­rá fun­cio­nar en un cli­ma tro­pi­cal. Ade­más, las dis­po­si­cio­nes lega­les de Viet­nam son muy estric­tas, aún en com­pa­ra­ción con las con­di­cio­nes de ver­ti­do ale­ma­nas. La nor­ma viet­na­mi­ta QVCN 24:2009 fija están­da­res ele­va­dos. Nues­tra plan­ta los cumple.”

El aire cáli­do y húme­do así como la inci­den­cia de los rayos sola­res en los tró­pi­cos no afec­tan la plan­ta. Los reac­to­res y los recep­tácu­los bio­ló­gi­cos son de mate­rial plás­ti­co; el pile­tón de mez­cla­do y de com­pen­sa­ción así como el reci­pien­te de lodo sedi­men­ta­do son de hor­mi­gón. El sis­te­ma de tube­ría es de mate­rial plás­ti­co y ace­ro fino resis­ten­te a la corro­sión. Las úni­cas par­tes some­ti­das a des­gas­te son las bom­bas y los ven­ti­la­do­res. “Nues­tra tec­no­lo­gía se des­ta­ca no sola­men­te por un bajo con­su­mo de ener­gía y redu­ci­dos cos­tos ope­ra­ti­vos, sino que tam­bién garan­ti­za un míni­mo cos­to de man­te­ni­mien­to“, recal­ca Reichardt. “Y si Bel Viet­nam amplía la pro­duc­ción o los valo­res lími­te se tor­nan aún más estric­tos, la ins­ta­la­ción podrá ampliar­se de modo sen­ci­llo. Por medio del sis­te­ma modu­lar pode­mos agran­dar la ins­ta­la­ción en cual­quier momen­to, tam­bién esto es una gran ven­ta­ja de nues­tra tec­no­lo­gía de intalación.”

Des­pués de la pues­ta en mar­cha y opti­mi­za­ción de la planta

Des­pués de la pues­ta en mar­cha téc­ni­ca y de la fase de ini­cio y opti­mi­za­ción que le sigue, la plan­ta fue entre­ga­da en enero de 2011. Des­de enton­ces las dis­tin­tas eta­pas de pro­ce­di­mien­to, de tra­ta­mien­to bio­ló­gi­co, de pos­te­rior eli­mi­na­ción de fós­fo­ro y de des­hi­dra­ta­ción del lodo se encuen­tran en ope­ra­ción cons­tan­te. Pre­vio al tra­ta­mien­to bio­ló­gi­co se sepa­ran las sus­tan­cias sóli­das grue­sas y en un recep­tácu­lo de mez­cla y com­pen­sa­ción se empa­re­ja el flu­jo de aguas resi­dua­les cuya can­ti­dad y com­po­si­ción varían con­si­de­ra­ble­men­te duran­te el día. Los efluen­tes lle­gan des­pués a dos bio­rreac­to­res indus­tria­les TFR, en los que se degra­dan bio­ló­gi­ca­men­te tan­to la car­ga orgá­ni­ca como el nitró­geno. En una eta­pa pos­te­rior del pro­ce­so y pre­vio a la des­car­ga en la cuen­ca recep­to­ra, se pre­ci­pi­ta el fós­fo­ro exce­den­te. En caso nece­sa­rio y uti­li­zan­do la ins­ta­la­ción de super­vi­sión a dis­tan­cia, es fácil­men­te posi­ble dar indi­ca­cio­nes des­de Dres­de en rela­ción con los ajus­tes de la planta.

Sin exce­der los valo­res límite

La tem­pe­ra­tu­ra de las aguas resi­dua­les fluc­túa entre los 28 y 38 °C, lo que favo­re­ce la acti­vi­dad bio­ló­gi­ca. La solu­bi­li­dad del oxí­geno redu­ci­da en tales con­di­cio­nes no cons­ti­tu­ye pro­ble­ma alguno para el pro­ce­di­mien­to descripto.

Duran­te todo el pri­mer año de fun­cio­na­mien­to, el valor lími­te para la car­ga orgá­ni­ca de 100 mg/l DQO + DBO estu­vo con­si­de­ra­ble­men­te deba­jo del lími­te y aún se man­te­nía den­tro de los valo­res pre­vis­tos al pre­sen­tar­se mayo­res con­cen­tra­cio­nes de entra­da de DQO del orden de 2.700 mg/l. La velo­ci­dad de degra­da­ción de la plan­ta se man­tie­ne esta­ble entre 95 y 98 %. El valor lími­te total para el nitró­geno es de 30 mg/l tam­bién con­ti­núa sien­do estable.

El jefe ope­ra­ti­vo está muy con­for­me con el con­cep­to de DAS EE para el tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les. “La ins­ta­la­ción y la pues­ta en mar­cha de la plan­ta se cum­plió sin difi­cul­ta­des y pun­tual­men­te. En Bel Viet­nam esta­mos muy con­for­mes con la pres­ta­ción del tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les. Ade­más de los exce­len­tes valo­res de los efluen­tes, la plan­ta gene­ra muy poco lodo y tra­ba­ja sin des­pe­dir olo­res. Resul­ta, pues, per­fec­to para man­te­ner la paz con el vecin­da­rio“, dice Fra­nçois Pons.

Reuti­li­za­ción de efluen­tes como aguas de uso industrial

Con el cum­pli­mien­to de los reque­ri­mien­tos para la des­car­ga direc­ta y un gas­to ope­ra­ti­vo y de man­te­ni­mien­to a la vez muy redu­ci­do, la tec­no­lo­gía TFR de DAS con­for­ma un pro­ce­so moderno para el tra­ta­mien­to par­cial o com­ple­to de efluen­tes industriales.

En caso nece­sa­rio, la cali­dad de los efluen­tes puri­fi­ca­dos se corres­pon­de con los reque­ri­mien­tos vigen­tes para la reuti­li­za­ción como aguas de uso indus­trial. Des­pués de la desin­fec­ción exis­te la posi­bi­li­dad de emplear estas aguas de uso indus­trial, por ejem­plo, para la lim­pie­za de pisos y vehícu­los así como para el rie­go de zonas verdes.

Tan­to los esta­ble­ci­mien­tos media­nos como tam­bién las empre­sas de mayor enver­ga­du­ra tie­nen así la posi­bi­li­dad de imple­men­tar están­da­res ambien­ta­les y ener­gé­ti­cos más altos y simul­tá­nea­men­te la de aho­rrar cos­tos de desechado.

DAS EE Headquarter

Su con­tac­to para cono­cer más sobre el tra­ta­mien­to de aguas resi­dua­les en la indus­tria ali­men­ti­cia en Argentina:

Sra. Anke Reichardt
Socia Gerente

+54 11 5263 3641