Sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes y noci­vas en el agua resi­dual

Las aguas resi­dua­les sani­ta­rias e indus­tria­les son muy diver­sas. Su com­po­si­ción y gra­do de con­ta­mi­na­ción deben con­si­de­rar­se siem­pre en cada caso en par­ti­cu­lar. Por otro lado, debi­do al desa­rro­llo indus­trial y social sur­gen una y otra vez nue­vas tareas, que DAS abor­da en el mar­co de pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción.

Sus­tan­cias noci­vas en efluen­tes y sus límites per­mi­ti­dos

La defi­ni­ción de sus­tan­cias noci­vas y sus res­pec­ti­vos valo­res lími­tes están dados prin­ci­pal­men­te por agen­cias medioam­bien­ta­les loca­les y tam­bién por orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Las sus­tan­cias noci­vas pue­den dife­ren­ciar­se de muchas mane­ras dis­tin­tas. Por ejem­plo, los con­ta­mi­nan­tes físi­co-quí­mi­cos son los meta­les pesa­dos (p.ej. cro­mo, zinc, níquel), las par­tí­cu­las orgá­ni­cas (p.ej. cabe­llos, res­tos de ali­men­tos, fibras de papel) o tam­bién gases y medi­ca­men­tos ade­más de hor­mo­nas.

Entre los con­ta­mi­nan­tes bio­ló­gi­cos se encuen­tran las bac­te­rias, virus, pro­to­zoos y pará­si­tos. A con­ti­nua­ción rea­li­za­mos una sín­te­sis de los con­ta­mi­nan­tes físi­co-quí­mi­cos según sus posi­bi­li­da­des de tra­ta­mien­to.

Con­ta­mi­nan­tes que pue­den ser sepa­ra­dos median­te pro­ce­sos mecá­ni­cos

El tra­ta­mien­to de las aguas resi­dua­les comien­za fre­cuen­te­men­te con la des­hi­dra­ta­ción de lodos y/o median­te la sepa­ra­ción de los sóli­dos y los líqui­dos. Entre estas sus­tan­cias sóli­das se encuen­tran mate­rias orgá­ni­cas e inor­gá­ni­cas en sus­pen­sión, are­na y pol­vos, pero tam­bién impu­re­zas, que son espe­cí­fi­cas en fun­ción del ori­gen de las aguas resi­dua­les.

Ejem­plos típi­cos de impu­re­zas y sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes en efluen­tes sani­ta­rios son los paña­les, cabe­llos y toa­llas higié­ni­cas. En la indus­tria, entre los con­ta­mi­nan­tes que pue­den ser sepa­ra­dos mecá­ni­ca­men­te, encon­tra­mos por ejem­plo, eti­que­tas de papel, paja y viru­tas de made­ra o dese­chos de pro­duc­ción como cás­ca­ra de papas, res­tos de pela­du­ras y fibras tex­ti­les.

 

Con­ta­mi­nan­tes bio­de­gra­da­bles

Los con­ta­mi­nan­tes orgá­ni­cos típi­cos se ori­gi­nan sobre todo en la indus­tria de bebi­das y ali­men­tos y tam­bién en la agro­in­dus­tria. La tec­no­lo­gía de aguas resi­dua­les debe tra­tar gene­ral­men­te azú­car dilui­da, cla­ra de hue­vo y gra­sa, pero tam­bién res­tos de heces ani­ma­les.

Un desa­fío mayor se pre­sen­ta para la bio­lo­gía cuan­do se deben tra­tar sus­tan­cias orgá­ni­cas con­te­ni­das en las aguas resi­dua­les, como el amo­nio, el nitra­to o las con­cen­tra­cio­nes de car­bono orgá­ni­co disuel­to (p.ej. iso­pro­pa­nol). Los com­pues­tos de nitró­geno y azu­fre solu­bles en agua, los sul­fa­tos y clo­ru­ros, típi­cos de los lixi­via­dos de ver­te­de­ro, entre otros, tam­bién pue­den ser some­ti­dos a un pro­ce­so de bio­de­gra­da­ción.

En la indus­tria pape­le­ra ade­más de res­tos de fibras se encuen­tran tam­bién entre las sus­tan­cias noci­vas típi­cas los quí­mi­cos para extraer tin­ta del papel usa­do, blan­quea­do­res, pro­duc­tos quí­mi­cos de pro­ce­so y adi­ti­vos. No hay que olvi­dar­se de las sus­tan­cias de difí­cil degra­da­ción y los deter­gen­tes uti­li­za­dos en la indus­tria cos­mé­ti­ca.

Sus­tan­cias noci­vas tra­ta­das median­te pro­ce­sos físi­co-quí­mi­cos

En el tra­ta­mien­to de las sus­tan­cias noci­vas median­te pro­ce­sos de físi­co-quí­mi­cos exis­te un ámbi­to de apli­ca­ción muy gran­de. Una opción pue­de ser la sepa­ra­ción de peque­ñas par­tí­cu­las o goti­tas de líqui­dos con ayu­da de micro­bur­bu­jas para la pre­ci­pi­ta­ción de acei­tes, gra­sas y par­tí­cu­las sóli­das fina­men­te sus­pen­di­das de las aguas resi­dua­les. Esto es habi­tual en la indus­tria cos­mé­ti­ca, en la que se gene­ran sus­tan­cias noci­vas como deter­gen­tes, colo­ran­tes, acei­tes y emul­sio­nes.

Debe­mos men­cio­nar tam­bién la sepa­ra­ción de sóli­dos (ultra­fil­tra­ción, micro­fil­tra­ción) o de iones (nano­fil­tra­ción, ósmo­sis inver­sa) como una opción de lim­pie­za de las aguas resi­dua­les.

Otras opcio­nes dise­ña­das espe­cí­fi­ca­men­te para indus­trias son:

  • Pre­ci­pi­ta­ción de meta­les pesa­dos
  • Reduc­ción de iones de meta­les pesa­dos
  • Pre­ci­pi­ta­ción de fluo­ru­ros
  • Pre­ci­pi­ta­ción de sul­fa­tos y fos­fa­tos
  • Pre­ci­pi­ta­ción de hidró­xi­dos
  • Oxi­da­ción de arse­ni­to tri­va­len­te en arse­nia­to pen­ta­va­len­te con pos­te­rior fil­tra­ción o pre­ci­pi­ta­ción
  • Apli­ca­ción de car­bón acti­va­do dopa­do para eli­mi­na­ción de arsé­ni­co y meta­les pesa­dos
  • Car­bón acti­va­do para eli­mi­nar sus­tan­cias orgá­ni­cas pola­res (com­pues­tos orga­noha­lo­ge­na­dos adsor­bi­bles – COA) entre otros,  u oli­go­ele­men­tos antro­po­gé­ni­cos