Procesos para el tratamiento de lixiviados de vertedero

Los lixiviados de vertedero son aguas residuales que han entrado en contacto con residuos en depósitos de basura. Para limpiarlos de manera eficaz su carga contaminante, los lixiviados son recogidos con un sistema de drenaje y tratados mediante una técnica de tratamiento individual apropiada. Para ello, DAS dispone de distintas soluciones.

Tecnologías de DAS para el tratamiento de lixiviados de vertedero y plantas de tratamiento de aguas residuales

Los lixiviados de vertedero se originan principalmente por la infiltración de agua de lluvia, de aguas superficiales en los sitios de reciclado de residuos, pero también debido al contenido de humedad intrínseca de los residuos y por filtración de aguas subterráneas y de otros líquidos en depósitos sellados de manera inadecuada. El contacto de los lixiviados no tratados con el agua representa un peligro para el medio ambiente. DAS Environmental Expert ofrece soluciones tecnológicas, que pueden implementarse de forma independiente o ser una combinación de procesos – según la composición de los lixiviados y el lugar en el que se sitúen – que limpian los lixiviados de manera eficaz.

Éstas soluciones son, por ejemplo, los procesos biológicos de tratamiento de efluentes, como MBBR, TFR, el proceso de lodo activado, reactores Annamox y reactores secuenciales y también el tratamiento por ósmosis inversa. Si en las aguas residuales quedan restos de compuestos orgánicos poco biodegradables, se utilizan la ozonización y/o los filtros de carbón activado para eliminar estas impurezas.

Particularidades y desafíos de los lixiviados de vertedero

Por lo general, los vertederos de residuos contienen una mezcla de sustancias muy heterogéneas, con un alto contenido orgánico y de sustancias minerales solubles. Una parte de las sustancias orgánicas se degrada por procesos de descomposición natural en el mismo cuerpo del vertedero. Comúnmente, los lixiviados de vertedero son aguas turbias, tienen un olor fuerte característico, una coloración marrón y una temperatura más alta que la de las aguas subterráneas de los alrededores.

La composición de los lixiviados depende del tipo de residuos depositados, las condiciones climáticas y el tiempo transcurrido desde la formación del depósito. Cuanto mayor es el tiempo desde su formación, mayor es la proporción de compuestos orgánicos poco biodegradables. Por lo general, con el transcurso del tiempo el lixiviado contiene cantidades muy elevadas de sustancias orgánicas, metales pesados y una variedad de compuestos hidrosolubles de azufre y nitrógeno, sulfatos y cloruros.

Muchas veces alcanza con realizar el tratamiento de la alta carga orgánica y de nitrógeno del lixiviado de modo que pueda ser descargado en otra planta de tratamiento de aguas residuales cercana para su tratamiento ulterior. Si esto no fuera posible, entonces es preciso tratar las aguas residuales hasta lograr la calidad de salida requerida para que puedan ser vertidas directamente. En este caso, después del tratamiento, la carga contaminante que queda en el agua tratada es tan baja que ésta puede verterse en ríos, arroyos o lagos. Usted puede confiar en las tecnologías de DAS de la mano de nuestros expertos.

Tratamiento de lixiviados de vertedero con tecnología DAS

Existe un conjunto de recursos tecnológicos probados para el tratamiento de lixiviados de vertedero. Nuestro equipo de expertos le ofrece la solución apropiada para sus aguas residuales. A petición, analizamos en primer lugar la composición específica de sus lixiviados en nuestro laboratorio y luego le proponemos la solución más efectiva y rentable – ya sea como una solución independiente o una combinación de procesos.

Tratamiento de lixiviados de vertedero con procedimientos biológicos como primera etapa

El proceso de tratamiento biológico ha demostrado ser eficaz en muchos casos como la primera etapa de tratamiento y de eliminación de nitrógeno. Se emplean MBBR, TFR, el proceso de lodo activado, reactores Annamox y reactores secuenciales. A fin de retener los lodos residuales del proceso biológico se utiliza con frecuencia el método de ultrafiltración como paso secundario o intermedio. Si en las aguas residuales quedan restos de compuestos orgánicos poco biodegradables, se utilizan la ozonización y/o los filtros de carbón activado con el objeto de eliminar estas impurezas biorefractarias.

Tratamiento de lixiviados de vertedero con procesos físico-químicos

Los procesos de oxidación húmeda, como la ozonización, se utilizan cuando existe la posibilidad de oxidar por completo los contaminantes orgánicos, o bien, para transformar contaminantes biorefratarios en biodegradables.

Cuando no es posible degradar contaminantes orgánicos de los lixiviados mediante procesos biológicos ni procesos de oxidación húmeda, se utiliza la adsorción con carbón activado. Las impurezas se unen primero mediante adsorción y luego se destruyen por la combustión de la carga de carbón activado.

Menos difundido en el ámbito de los tratamientos de lixiviados de vertedero está el método de precipitación/floculación y el intercambio iónico. Ambas tecnologías se emplean para reducir impurezas ionógenas inorgánicas.

Una instalación química y sus aguas subterráneas contaminadas

En el marco del saneamiento de una instalación química DAS es responsable del tratamiento de los lixiviados producidos. La producción de químicos ha dejado sus huellas a través de los años: los hidrocarburos clorados y los metales han penetrado en el suelo a través del agua de lluvia y contaminan las aguas subterráneas. Para poder limpiar las aguas residuales de manera efectiva se separó la zona afectada durante el tratamiento subterráneo con una mampara y se construyó una galería de pozos. Los pozos fueron hechos para mantener seca la excavación de obra. Después del bombeo, el suelo fue separado y cargado en contenedores para su eliminación. El agua subterránea bombeada se limpió primero mediante precipitación-floculación de metales, luego se empleó un clarificador a lamelas para su sedimentación antes de que el agua residual pasase por un filtro de arena. En la etapa biológica (MBBR) que sigue se realiza la nitrificación y la degradación/eliminación de DQO. Después de otra filtración de arena continúa una etapa de adsorción de carbón activado antes de que con ayuda del hipoclorito sódico sea eliminada la carga de nitrógeno. Las aguas residuales tratadas de esta forma alcanzan una calidad de limpieza que permite su descarga directa al río.